¿Porqué es tan importante elegir un bloqueador solar ecofriendly?

 

14,000 toneladas de protectores solares llegan a los océanos todos los días. Ésto no sólo es por la época de vacaciones y la gente entrando a las playas.

Al final del día, una vez que te bañes, lo que pones en tu cuerpo se va, ¿cierto? eso terminará en ríos, lagos o mares.

Comencemos por lo básico

Los filtros solares utilizados comercialmente los podemos dividir en químicos y físicos, cada uno actúa de manera diferente para proteger la piel de los rayos solares. Muchos bloqueadores solares, no cuentan con la protección adecuada contra los rayos UVA y UVB, es decir no son de amplio espectro.

Los rayos UVB son los de mayor energía y son los responsables de las quemaduras de sol y posibles mutaciones al ADN, que pueden terminar en cáncer de piel. Los rayos UVA son de menor energía, y son los que responsables del bronceado, pero también causan daño a la piel, ya que penetran más profundamente y son los responsables de generar radicales libres, que pueden dañar a las células, causar envejecimiento prematuro y cáncer de piel también.

Lo ideal es utilizar un bloqueador de amplio espectro para que tu piel esté protegida de ambos tipos y las probabilidades de daño solar sean menores.

Hoy en día en el mercado hay muchísimas opciones que puedes encontrar de protectores solares, pero OJO, hay que tener algunas consideraciones.
Lo mejor es estar informado para tomar la decisión más apropiada a nuestras necesidades.

La FDA lanzó un comunicado en el que reconoce como seguro y efectivo el uso de óxido de zinc y dióxido de titanio (filtros físicos, minerales) para su uso en bloqueadores solares.

De otras 12 sustancias químicas declaró que la información es insuficiente para reconocer su seguridad para la salud.

Estoy tranquilo, mi bloqueador solar es “orgánico”

Técnicamente no te están engañando (pero no es “orgánico” como lo que pensamos hoy en día), ya que cuando hablamos de química, en general podemos hablar de química orgánica y química inorgánica.

Los filtros solares como oxibenzona, avobenzona, octisalato, octocrileno, homosalato y octinoxate son clasificados como filtros químicos y por supuesto, pertenecen a la química orgánica. Si bien son conocidos por ser efectivos, también lo son por sus efectos negativos en la salud humana y en el medio ambiente.

La oxibenzona y el octinoxate (octil metoxicinamato), por ejemplo, son dos ingredientes conocidos por causar el blanqueamiento de los arrecifes de coral, y predisponerlos a infecciones, por lo que eventualmente mueren.

Además, para la oxibenzona, está demostrado que es un posible alérgeno y disruptor hormonal, se absorbe por la piel en grandes cantidades y lo han encontrado presente en leche materna, líquido amniótico, orina y sangre en concentraciones alarmantes.

La avobenzona es algo inestable, se degrada en el sol y es absorbida por la piel, y sus efectos pueden ir desde alergias e irritaciones hasta efectos tóxicos de largo plazo; también hay estudios donde demuestran que reacciona junto con el octinoxate, formando compuestos desconocidos que pueden ser perjudiciales para la salud y el medio ambiente.

Por lo general en los bloqueadores solares comerciales, mezclan varios de estos compuestos para estabilizarlos y tratar de obtener una protección de amplio espectro, pero las interacciones entre ellos muchas veces son desconocidas y pueden ser negativas.

¿Entonces qué hacer?

Lo primero que hay que hacer es leer las etiquetas de lo que compramos, los ingredientes deben de estar listados y COMPLETOS.

Aléjate principalmente de aquellos que contengan oxibenzona u octinoxate, así como cualquier tipo de parabenos. Si tu bloqueador contiene óxido de zinc y estas tranquilo, revisa de nuevo que no contenga ningún otro bloqueador como los arriba mencionados.

Es muy importante que los ingredientes no vengan con nombres cifrados, tipo “mixfiltro 25” o “mezcla de filtros UV” o “protector solar 850”, “conservador 80”, porque de esta manera no estás seguro de lo que esos filtros o ingredientes contienen y el daño que pueden hacerte a TI o al MEDIO AMBIENTE.

El dióxido de titanio, si bien es un protector solar mineral conocido por ser seguro, debe ser evitado en grandes cantidades, ya que, una vez en el mar, expuesto al agua tibia y el calor del sol puede reaccionar formando peróxido de hidrógeno y posiblemente dañando el ecosistema marino.

Otra recomendación es no usar bloqueadores con aceite mineral o petrolato (vaselina), ya que no se biodegrada y es terriblemente tóxico para la vida marina.

Y por último recuerda reaplicar tu bloqueador cada cierto tiempo y de cualquier manera limita la exposición al sol durante largos periodos, ya que aún con el uso de bloqueadores solares, los rayos UV pueden causar envejecimiento prematuro y cáncer de piel si el tiempo de permanencia es muy largo.

Fuentes:
safesunscreencouncil.org, fda.gov, unenvironment.org, ewg.org, hawaii.com.